¿Alguien se atreve a planear?

Se acabaron los planes. Ahora todo pasa a última hora.

17 de agosto.

El día 25 se termina el contrato de mi piso, y yo aquí redactando sin tener un destino todavía. Sé que me llegará en el momento perfecto, poco a poco voy vislumbrando la casa donde viviré el próximo mes, pero es todo tan incierto, y cada día que pasa más me doy cuenta de que planear sirve de poco. Puedes tener una idea, DEBES tener una visión, pero planearlo todo al milímetro, ¿para qué? Al final la vida te va a llevar a conocer personas de un día para otro que te cambiarán la vida, una propuesta y oportunidad se asoma por la puerta cuando menos te lo esperas y creías que lo tenías todo perdido. O cuando pensabas que tener el control era tu lema de vida, pero cada día se te escapa algo. No te frustres y déjate llevar. Hace poco una amiga me dijo: ‘la vida son dos días y uno es de confinamiento’. Y qué razón. Ya no hablamos de la muerte, ya hablamos de falta de libertad de movernos, salir, y quedar con familiares y amigos.

Por eso, tómate esta carta como una invitación a dejarte llevar, tener las cosas listas para salir en cualquier momento, para dejar lo que llevas arrastrando tanto tiempo y que te pesa más que llevar 20 kg a cuestas. Déjalo. Traga saliva, y despídete.

Te invito a que una vez al día, ahora mismo, hagas tres respiraciones conscientes. PAUSA.

Gracias. Da las gracias. Siempre, por todo.

Gracias por el aire. Gracias por el sol, gracias por el calor, gracias por la comida, gracias por la salud. Gracias por el movimiento, por la libertad, por la independencia. Gracias por mis amigos, por papá, por mamá, por todas las personas que me han ayudado desde que nací y me están ayudando este año. Gracias por la abundancia, gracias por la prosperidad. Gracias por los blessings and miracles. Gracias por la belleza de la naturaleza, por la Tierra, por la playa, por la montaña, por los árboles, por las ardillas y por la carretera serpenteante. Gracias por las estrellas, por la Vía Láctea, por el descampado donde se ve el cielo nocturno lleno de estrellas sin contaminación lumínica. Gracias por las estrellas fugaces. Gracias por agosto.

Gracias por la consciencia y la luz que desprenden otras personas. Gracias por mis compañeros de trabajo. Gracias por mis jefes. Gracias por el poyo incondicional de los que saben más que yo. Gracias por las enseñanzas y aprendizaje. Gracias por la paciencia y comprensión, por la compasión y empatía. Gracias por los mensajes de apoyo, por las personas que me inspiran, motivan y alegran el día. Gracias por todo lo que doy y recibo, por todos a los que doy y de los que recibo. Gracias por la vida. Gracias por la fiesta. Gracias por la música, gracias por el baile, gracias por la celebración.

Agradece, porque la lista nunca tiene fin. Las personas agradecidas son las personas más felices y que más rápido prosperan en la vida.

No sé cómo funciona el mecanismo; sé que funciona.

Mucho amor, consciencia y armonía.

-Anastasia

Published by Anastasia Tubulkan

Conscious, I see myself reflected in your eyes, for we are one. And one is God. For god is imagination, And imagination is everything.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: